El líder de Bolivia dice que el general acusado de liderar el golpe fallido quería «apoderarse» del cargo de presidente

LA PAZ, Bolivia (AP) — El presidente de Bolivia, Luis Arce, dijo el viernes que un ex general planea «asumir» el gobierno y convertirse en presidente. En el golpe fallidoNegó que el país andino sufra una crisis económica.

En una entrevista con The Associated Press, el asediado líder volvió a negar que el ataque del miércoles al palacio de gobierno fuera un «autogolpe» destinado a ganar puntos políticos.

“No me escapé. Me quedé para defender la democracia”, dijo Arce.

Ars se lavó las manos Denuncias de familiares de 21 personas detenidas por el gobierno Son inocentes del intento de golpe y han sido engañados antes. Ex general. Juan José Zúñiga.

“Es problema de quienes estuvieron involucrados, no problema del gobierno”, dijo Arce a Associated Press.

Arce también dijo que su gobierno había sido «atacado políticamente» por su ex aliado convertido en rival, el ex presidente Evo Morales, diciendo Las luchas internas han obstaculizado las actividades legislativas y obstaculizado su gobierno. Frente a problemas económicos.

A pesar de esto, dijo que la economía de Bolivia estaba creciendo y su administración estaba trabajando para «diversificar» los medios de producción e invertir en cosas como litio y manufactura. Bolivia tiene las mayores reservas de litio –un mineral conocido como “oro blanco” y considerado esencial en la transición verde– del mundo que están en gran medida sin explotar, en parte debido a la política gubernamental.

radiocontrol Dijo que el gobierno había «tomado medidas» para abordar la escasez intermitente de gasolina y dólares y otros obstáculos que aquejan a la economía del país sudamericano.

«Bolivia tiene una economía que está creciendo, y una economía que está en crisis no crece», afirmó.

READ  FSB de Rusia detiene y expulsa a cónsul japonés por cargos de espionaje

Dijo que era «completamente normal» que los bolivianos corrieran a abastecerse de alimentos en los supermercados y a los cajeros automáticos al ver surgir un golpe de Estado en la capital, en lugar de atender su llamado a salir a las calles en apoyo al gobierno.

Dijo que los bolivianos estaban psicológicamente traumatizados por los disturbios políticos de 2019 que llevaron a Morales a renunciar como presidente y huir y que también dejaron 37 muertos.

“Dondequiera que haya una situación política, o un golpe de estado, es natural que la gente tenga miedo de que no haya comida… entonces irá a buscar dinero para almacenarlo”, dijo Arce.

Añadió que el gobierno está investigando si el ataque fue organizado por la oposición política del país. El mismo día, el ministro de gobierno de Arce, Eduardo del Castillo, dijo que el gobierno afirmó que hubo «francotiradores que no llegaron a tiempo a la Plaza Murillo» donde se produjo el golpe.

——

La reportera de Associated Press Paola Flores en La Paz contribuyó a este informe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *