El líder de El Salvador dice que cortará toda la comida para sus compañeros pandilleros

San Salvador, (AFP) – El presidente de El Salvador amenazó el martes con dejar de atender a los pandilleros encarcelados mientras continúa con su represión tras una ola de asesinatos que condujo a un estado de emergencia y medidas que provocaron la condena internacional.

Hablando en una ceremonia de graduación de nuevos oficiales de policía y soldados, el presidente Neb Bokhel dijo que si las pandillas «desataran una ola de delincuencia, cortaríamos la comida en las cárceles».

“Hay rumores de que ellos (las pandillas) quieren empezar a vengarse de gente honesta al azar”, dijo Bukele. Si lo hicieran, no habría ni una sola comida en las prisiones. Juro por Dios que no comerán un grano de arroz, a ver cuánto dura”.

Deben mantener la calma y liberarse; Al menos en el interior seguirán viviendo y comiendo dos comidas al día”.

Anteriormente, Bukele había ordenado que la comida para los pandilleros recluidos en las cárceles salvadoreñas se redujera a dos comidas al día, confiscó los colchones de los presos y publicó un video de los presos caminando como ranas por los pasillos y escaleras abajo.

Tras la ola de asesinatos a finales de marzo, Bukele declaró un estado de emergencia que suspendió algunos derechos constitucionales y arrestó a unos 6.000 pandilleros callejeros.

El presidente también ordenó la construcción de una nueva prisión de alta seguridad, con capacidad para 20.000 reclusos.

La medida generó críticas de organizaciones de derechos humanos en El Salvador y en el extranjero, quienes advierten que la suspensión de los derechos básicos podría abrir la puerta a abusos contra los derechos humanos. La Fiscalía de Derechos Humanos de El Salvador dijo que había recibido 67 denuncias relacionadas con los derechos humanos, incluidas 33 denuncias relacionadas con detenciones arbitrarias.

READ  Biden envía cada señal que hace de nuevo

«Estamos profundamente preocupados por la serie de acciones tomadas recientemente en El Salvador en respuesta al aumento de los asesinatos en masa», dijo el martes la portavoz de derechos humanos de la ONU, Liz Throssell.

«5747 personas fueron arrestadas sin una orden de arresto, y algunas de ellas fueron sometidas a tratos crueles, inhumanos o degradantes», dijo Throssell.

Y, como de costumbre, Bukele se encogió de hombros ante las críticas.

No me importa lo que digan las organizaciones internacionales. El Presidente dijo: Que vengan aquí a proteger a nuestro pueblo. Pueden llevarse a sus pandilleros si quieren, y se los daremos a todos.

El Congreso de El Salvador también endureció las penas por delitos cometidos por pandilleros. Las notorias pandillas callejeras del país controlan efectivamente muchos distritos de la capital.

El estado de emergencia restringe la libertad de asociación, el derecho a ser informado de los derechos en caso de arresto y el acceso a un abogado. El gobierno también amplió el tiempo de detención sin cargos de 72 horas a 15 días y permitió a las autoridades interceptar las comunicaciones de los sospechosos sin la aprobación de un juez.

La policía y los militares ya han acordonado los barrios, buscando a los mafiosos casa por casa y vigilando quién entra y sale de las zonas.

En marzo, Bukele publicó un video que mostraba a los guardias con porras Bailey casi obligando a los reclusos a caminar, correr e incluso bajar escaleras con los brazos detrás del cuello o la espalda.

En una ocasión, un invitado esposado descendió por un tramo de escaleras donde un guardia lo obligó a bajar. El prisionero gimió y luego tuvo que volver a ponerse de pie para seguir corriendo.

READ  Zelensky dice devolver la tierra necesaria para la paz

Los internos fueron despojados de su ropa interior y se llevaron su ropa de cama.

Bukele es muy popular. Entró en un vacío político dejado por los desprestigiados partidos tradicionales de izquierda y derecha.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.