El Parlamento de Georgia anula el veto presidencial al “Proyecto de ley sobre agentes extranjeros” | noticias politicas

Los críticos dicen que el proyecto de ley restringirá la libertad de prensa y obstaculizará las posibilidades de Georgia de unirse a la Unión Europea.

El parlamento de Georgia anuló un veto presidencial a una legislación sobre «agentes extranjeros» que avivó los temores occidentales y provocó semanas de protestas callejeras.

La legislatura, controlada por el gobernante partido Sueño Georgiano, rechazó el martes el veto de la presidenta Salomé Zurabishvili a una legislación que, según ella y otros críticos, restringiría la libertad de prensa y obstaculizaría las posibilidades de Georgia de unirse a la Unión Europea.

El presidente tiene ahora cinco días para aprobar el proyecto de ley. Si no lo hace, el Presidente del Parlamento podrá promulgarlo y convertirlo en ley.

El proyecto de ley, aprobado por el Parlamento a principios de este mes, exige que los medios de comunicación, las ONG y otros grupos sin fines de lucro se registren como «que persiguen los intereses de una potencia extranjera» si reciben más del 20% de su financiación del extranjero.

Zurabishvili, cada vez más en desacuerdo con el partido gobernante, vetó el proyecto de ley el 18 de mayo. Acusó al partido gobernante de poner en peligro el futuro del país y «obstruir el camino hacia convertirse en miembro pleno del mundo libre y democrático».

El veto fue rechazado por 84 votos contra 4 en una polémica sesión parlamentaria, durante la cual un diputado del Sueño Georgiano roció con agua a un líder del partido de la oposición mientras hablaba desde el podio.

El gobierno dice que el proyecto de ley es necesario para detener lo que considera actores extranjeros dañinos que intentan desestabilizar a la nación del sur del Cáucaso de 3,7 millones de habitantes, pero muchos periodistas y activistas georgianos dicen que el verdadero objetivo del proyecto de ley es estigmatizarlos y restringir el debate durante la carrera. – Hasta las elecciones parlamentarias previstas para octubre.

READ  Soldado ruso a juicio en primer caso de crímenes de guerra en Ucrania

Los opositores denuncian esta legislación como “ley rusa” porque se parece a las medidas adoptadas por el Kremlin para reprimir a los medios de comunicación independientes, las organizaciones sin fines de lucro y los activistas. Los críticos dijeron que esta medida pudo haber sido motivada por Moscú para frustrar las posibilidades de Georgia de una mayor integración con Occidente.

El proyecto de ley es casi idéntico a uno que el partido gobernante fue presionado para retirar el año pasado después de protestas callejeras. Las manifestaciones se reanudaron nuevamente en Georgia cuando el proyecto de ley llegó al Parlamento. Los manifestantes se enfrentaron con la policía, que utilizó gases lacrimógenos y cañones de agua para dispersarlos.

La Unión Europea, que otorgó a Georgia el estatus de candidato en diciembre, ha dicho repetidamente que el proyecto de ley sería un obstáculo para una mayor integración entre Tbilisi y la UE. El bloque europeo enfatizó en ese momento que Tbilisi necesitaba implementar recomendaciones políticas clave para poder avanzar en su intento de convertirse en miembro.

La semana pasada, el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, anunció que se impondrían sanciones de viaje a los funcionarios georgianos “responsables o cómplices de socavar la democracia en Georgia”. Señaló: «Sigue nuestra esperanza de que los líderes de Georgia reconsideren el proyecto de ley y tomen las medidas necesarias para avanzar en la realización de las aspiraciones democráticas y euroatlánticas de su país».

El opositor Movimiento Nacional Unido describió el proyecto de ley como parte de los esfuerzos de Georgian Dream para atraer al país a la esfera de influencia de Rusia, alegando que negaba con vehemencia que Georgian Dream fuera fundado por Bidzina Ivanishvili, un ex primer ministro y multimillonario que hizo su fortuna en Rusia.

READ  Imágenes aéreas de Ucrania ofrecen una nueva mirada a una rara batalla tanque contra tanque que termina con la muerte de un vehículo blindado ruso a corta distancia.

Las manifestaciones contra el proyecto de ley se han llevado a cabo durante semanas, alcanzando su punto máximo por la noche, cuando multitudes de decenas de miles de personas protagonizaron algunas de las protestas más grandes que Georgia ha visto desde que recuperó su independencia de Moscú en 1991.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *