Hospital pakistaní se hunde a medida que se propagan enfermedades transmitidas por el agua

  • El hospital de Sehwan, en el sur de Pakistán, está abarrotado
  • Acuden pacientes de las zonas afectadas por las inundaciones
  • Miles sufren de enfermedades transmitidas por el agua
  • OMS advierte de ‘segundo desastre’ tras catastróficas inundaciones

SAHWAN, Pakistán (3 de octubre) (Reuters) – La sala de emergencias del principal hospital del gobierno en la pequeña ciudad de Sehwan, en el sur de Pakistán, está abarrotada.

En una visita reciente, Reuters vio a cientos de personas hacinadas en habitaciones y pasillos, en un intento desesperado por tratar la malaria y otras enfermedades que se propagan rápidamente tras las peores inundaciones del país en décadas.

En la multitud, Naveed Ahmed, un joven médico del departamento de respuesta a emergencias del Instituto de Ciencias de la Salud Abdullah Shah, está rodeado por cinco o seis personas que intentan llamar su atención.

Regístrese ahora para obtener acceso gratuito e ilimitado a Reuters.com

El hombre de 30 años mantiene la calma mientras los servicios de emergencia extendidos luchan por atender a miles de pacientes que llegan desde kilómetros alrededor de sus hogares después de que sus casas se inundaran cuando cayeron lluvias torrenciales en agosto y septiembre.

«A veces nos cansamos tanto que siento que me estoy derrumbando y me está goteando», dijo Ahmed a Reuters, sonriendo, mientras tomaba una taza de té en el comedor del hospital durante un breve descanso.

«Pero gracias a las oraciones de estos pacientes, seguimos adelante».

Ahmed está en primera línea en la batalla para frenar la enfermedad y la muerte en el sur de Pakistán, donde cientos de pueblos y aldeas han quedado aislados por el aumento de las aguas. La inundación afectó a unos 33 millones de personas en un país de 220 millones de habitantes.

READ  Rusia invade Ucrania: actualizaciones en vivo

La mayoría de los 300 a 400 pacientes que llegan a su clínica cada mañana, muchos de ellos niños, sufren de malaria y diarrea, aunque se acerca el invierno, Ahmed teme que otras enfermedades se vuelvan más comunes.

«Espero que los desplazados por las inundaciones puedan regresar a casa antes del invierno; (si no) estarán expuestos a enfermedades respiratorias y neumonía viviendo en tiendas de campaña», dijo.

Cientos de miles de paquistaníes que han huido de sus hogares viven en campamentos gubernamentales establecidos para alojarlos, o simplemente al aire libre.

Las aguas estancadas, que se extienden por cientos de kilómetros cuadrados, pueden tardar de dos a seis meses en retroceder en algunos lugares y ya han provocado casos generalizados de infecciones cutáneas y oculares, diarrea, paludismo, fiebre tifoidea y dengue.

La crisis golpea a Pakistán en un momento particularmente difícil. Con su economía en crisis, respaldada por préstamos del Fondo Monetario Internacional, no cuenta con los recursos para hacer frente a los efectos a largo plazo de las inundaciones.

Cerca de 1.700 personas murieron en las inundaciones provocadas por las lluvias torrenciales del monzón y el derretimiento de los glaciares. Pakistán estima el costo de los daños en alrededor de $ 30 mil millones, y el gobierno y las Naciones Unidas han culpado del desastre al cambio climático.

Las autoridades dijeron que más de 340 personas murieron por enfermedades causadas por las inundaciones.

La segunda catástrofe

Según el Ministerio de Salud de la provincia de Sindh, la zona más afectada, se han confirmado 17.285 casos de malaria desde el 1 de julio.

Anticipándose al riesgo de brotes de enfermedades después de la fase de rescate y alivio de inundaciones, el Gobierno de Sindh está tratando de contratar temporalmente a más de 5.000 profesionales de la salud en las áreas más vulnerables.

«Nos faltan recursos humanos dada la magnitud de la carga de la enfermedad tras las lluvias e inundaciones sin precedentes», dijo a Reuters Qasim Soomro, diputado provincial y ministro de salud parlamentario del gobierno de Sindh.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha expresado su preocupación por la inminente «segunda catástrofe» de enfermedades transmitidas por el agua que se propagan por todo el país, particularmente en Sindh.

En la sala del Hospital Sehwan, un joven con fiebre alta estaba sentado en una cama fuera de la sala de emergencias principal. Su madre corrió hacia Ahmed, quien atendió al paciente y le pidió a una enfermera que le pusiera compresas frías en la frente.

El aire estaba cargado de humedad, y no había suficiente aire acondicionado para enfriar las temperaturas en los pasillos atestados de familias. Las salas estaban abarrotadas y había más de un paciente en un puñado de camas.

Ahmed, un graduado universitario en China, describió el estrés que él y el resto del personal médico sufrían.

«Con esta afluencia… no podemos esperar los resultados de las pruebas de cada paciente para comenzar el tratamiento», dijo, y agregó que comienza a administrar medicamentos contra la malaria tan pronto como ve algunos síntomas.

El instituto en Sehwan atiende a personas de pueblos y regiones cercanas, incluidos aquellos que viven en campamentos mientras el agua retrocede y puede comenzar la reconstrucción.

READ  Últimas noticias sobre Rusia y la guerra en Ucrania

La hija de Jagan Shahani perdió el conocimiento después de tener fiebre hace aproximadamente una semana. Usó un bote para salir de su aldea inundada, Bhajara, y estacionó un automóvil en la carretera cercana que los llevó a Sehwan.

«Los médicos dijeron que tenía malaria», dijo a fines de la semana pasada. «Esta es nuestra cuarta noche aquí. No hay nada para comer aquí, pero Dios fue tan amable de proporcionar todo», agregó Shahani, cuya hija Hamida, de 15 años, se está recuperando.

En las afueras de la ciudad, cientos de desplazados hicieron fila para recibir raciones que se distribuirán en Lal Bagah, un campamento de tiendas de campaña donde las familias desplazadas preparan el té y el desayuno sobre fogatas.

La carretera del Indo que atraviesa Sehwan está salpicada de campos de desplazados internos.

Algunos están comenzando a irse a casa donde el agua ha retrocedido lo suficiente, pero no todos tienen tanta suerte.

«Nadie aquí me ayuda excepto Dios”, dijo Madad Ali Bozdar. «Le pido a Dios que el agua retroceda en mi aldea y que regrese a mi casa».

Buzdar, de 52 años, es de Bubek, un pueblo en la orilla noreste del lago Manshar. Hablando el viernes, dijo que su pueblo todavía estaba bajo 10 a 12 pies (3-4 metros) de agua. Esperaba poder regresar en unos dos meses.

Regístrese ahora para obtener acceso gratuito e ilimitado a Reuters.com

Editado por Mike Collette White y Raju Gopalakrishnan

Nuestros criterios: Principios de confianza de Thomson Reuters.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.