Inundaciones en Brasil: se espera que empeoren en el sur

El Dorado do Sul (Brasil) – Se esperan más lluvias intensas en el ya inundado estado brasileño de Rio Grande do Sul, donde muchos de los residentes restantes son pobres y tienen una capacidad limitada para trasladarse a zonas de menos riesgo.

Más de 15 centímetros (unas 6 pulgadas) de lluvia podrían caer durante el fin de semana y potencialmente empeorar las inundaciones, según un boletín del viernes por la tarde del Instituto Meteorológico Nacional de Brasil. Agregó que también existe una alta posibilidad de que los vientos se intensifiquen y aumente el nivel del agua en el lago Patos, junto a Porto Alegre, la capital del estado, y sus alrededores.

Desde el sábado por la mañana, cayeron fuertes lluvias en el norte de Rio Grande do Sul, mientras que en Porto Alegre y en el sur del estado.

Carlos Sampaio, de 62 años, vive en una comunidad de bajos ingresos al lado del estadio del Gremio Football Club en Porto Alegre. Su casa de dos pisos podría usarse como bar deportivo.

Aunque el primer piso estaba inundado, dijo que no saldría, en parte por temor a los saqueadores en el barrio asolado por el crimen, donde la policía porta rifles de asalto mientras patrulla las calles inundadas. Pero Sampaio tampoco tenía otro lugar adonde ir, dijo a Associated Press.

“Estoy analizando qué tan seguro estoy y sé que mis pertenencias no están nada seguras”, dijo Sampaio. “Mientras pueda luchar por lo que es mío, dentro de mis posibilidades de no quedar expuesto, lucharé”.

Las autoridades locales dijeron el viernes que al menos 136 personas habían muerto en las inundaciones desde que comenzaron la semana pasada y que otras 125 estaban desaparecidas. El número de personas desplazadas de sus hogares debido a las fuertes lluvias superó las 400.000 personas, de las cuales 70.000 se encuentran refugiadas en gimnasios, escuelas y otros sitios temporales.

«Vine aquí el lunes; perdí mi apartamento debido a la inundación», dijo Matthews Vicari, un conductor de Uber de 32 años, dentro del refugio donde se aloja con su hijo pequeño. «No paso mucho tiempo aquí. Intento salir y pensar en otra cosa».

Algunos residentes del estado de Rio Grande do Sul han encontrado refugio en segundas residencias, incluida Alexandra Zanella, copropietaria de una agencia de contenidos en Porto Alegre.

Zanella y su pareja se ofrecieron como voluntarios cuando comenzaron las inundaciones, pero decidieron mudarse después de repetidos cortes de electricidad y agua. Se dirigió a la ciudad costera de Capao da Canoa, hasta ahora no afectada por las inundaciones, donde la familia de su pareja tiene una casa de verano.

“Hicimos un viaje con mi cuñada, llevamos a nuestros dos gatos, a mi madre y a una amiga suya y vinimos aquí sanos y salvos. Dejamos un desastre en Porto Alegre”, dijo por teléfono a la AP Zanella, de 42 años. Está muy claro que quienes tienen «el privilegio de salir están en una posición más segura, y quienes viven en las zonas pobres de Porto Alegre no tienen otra opción».

En Brasil, los pobres suelen vivir en casas construidas con materiales menos resistentes, como la madera, y en zonas no reguladas más vulnerables a los daños causados ​​por condiciones climáticas extremas, como zonas bajas o laderas empinadas.

“No podemos decir que lo peor ya pasó”, dijo el viernes el gobernador de Rio Grande do Sul, Eduardo Leyte, en las redes sociales. El día anterior se estimó que se necesitarían 19.000 millones de riales (3.700 millones de dólares) para reconstruir el país.

El alcance de la devastación puede ser más comparable al huracán Katrina, que azotó Nueva Orleans, Luisiana, en 2005, escribió en una nota el viernes Sergio Valle, economista jefe de MB Associates.

Rio Grande do Sul tiene el sexto PIB per cápita más alto entre los 26 estados y el distrito federal de Brasil, según el Instituto Nacional de Estadística. Muchos de los residentes del estado son descendientes de inmigrantes italianos y alemanes.

“En la imaginación popular, la gente de Rio Grande do Sul es vista como blanca y acomodada, pero esa no es la realidad”, dijo Marilia Clos, investigadora de CIPO, un grupo de expertos sobre el clima. «Es muy importante disipar esta fantasía, porque se basa en un objetivo político» de borrar a las poblaciones negras y pobres, afirmó.

En la ciudad de Canoas, una de las más afectadas del estado, la pequeña casa de madera de Paolo César Wolf quedó completamente sumergida, junto con todas sus pertenencias. El hombre negro, camionero, vive ahora en la parte trasera de un camión prestado con seis de sus vecinos, que cocinan, comen y duermen allí.

Wolf, de 54 años, se plantea abandonar la zona rural donde vive desde su infancia, pero no tiene adónde ir y no quiere dejar atrás a sus cuatro hijos adultos.

«Es demasiado tarde para que alguien como yo se mude a otro lugar», dijo Wolf, vestido con una chaqueta donada mientras estaba en la carretera.

El Instituto Meteorológico espera que la llegada de una masa de aire frío y seco reduzca las posibilidades de lluvias a partir del lunes. Pero también significa que las temperaturas descenderán bruscamente, hasta casi el punto de congelación, el miércoles. Esto hace que la hipotermia sea una preocupación para quienes están húmedos y carecen de electricidad.

Celebridades, entre ellas la supermodelo Gisele Bündchen y la estrella del pop Anita, compartieron enlaces e información sobre dónde y cómo donar para ayudar a las víctimas de las inundaciones. Iglesias, empresas, escuelas y ciudadanos comunes se manifestaron en todo el país para ofrecer apoyo.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados distribuye mantas y colchones. Está enviando artículos adicionales, como refugios de emergencia, utensilios de cocina, mantas, lámparas solares y kits de higiene, desde sus existencias en el norte de Brasil y otras partes de la región.

El gobierno federal brasileño anunció el jueves un paquete de 50.900 millones de reales (10.000 millones de dólares) para empleados, beneficiarios de programas sociales, estados, municipios, empresas y productores rurales de Rio Grande do Sul.

El mismo día, la Fuerza Aérea Brasileña lanzó en paracaídas más de dos toneladas de alimentos y agua en zonas inaccesibles debido al cierre de carreteras. La Armada envió tres barcos para ayudar a los afectados, incluido el buque multipropósito Atlantic, que según dijo es considerado el buque de guerra más grande de América Latina. Llegó a la costa del estado el sábado.

El portavoz de seguridad nacional de la Casa Blanca, John Kirby, dijo el viernes que Estados Unidos había enviado 20.000 dólares para artículos de higiene y limpieza personal y proporcionaría 100.000 dólares adicionales en ayuda humanitaria a través de programas regionales existentes.

El clima en toda Sudamérica se ve afectado por el fenómeno climático El Niño, un evento natural que calienta periódicamente las aguas superficiales en el Océano Pacífico ecuatorial. En Brasil, El Niño históricamente ha causado sequías en el norte y fuertes lluvias en el sur, y los efectos este año han sido particularmente severos.

Los científicos dicen que los fenómenos meteorológicos extremos se están produciendo con mayor frecuencia debido al cambio climático, causado por la quema de combustibles fósiles que emiten gases de efecto invernadero, y coinciden abrumadoramente en que el mundo necesita reducir significativamente la quema de carbón, petróleo y gas para limitar el calentamiento global. .

También se necesitan respuestas de política social, dijo Nathalie Unterstil, presidenta del Instituto Talanoa, un grupo de expertos en política climática con sede en Río de Janeiro.

“Para dar una respuesta eficaz al cambio climático en Brasil es necesario que combatamos la desigualdad”, dijo Unterstiel.

___

Hughes informó desde Río de Janeiro.

READ  Cape Town Livestock destaca las horribles condiciones en los barcos de ganado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *