La policía sueca permite una protesta de un hombre que planea quemar la Torá, el libro sagrado, frente a la embajada de Israel.

Estocolmo (AP) – La policía de Estocolmo dijo el viernes que permitió una protesta este fin de semana de un hombre que dijo que quería quemar Torás y Biblias frente a la embajada de Israel en Estocolmo.

Funcionarios israelíes pidieron al gobierno sueco que detuviera la protesta programada para el sábado frente a la misión diplomática.

Suecia se enfrentó recientemente a fuertes críticas de los países musulmanes por permitir que los manifestantes quemaran el Corán en pequeñas manifestaciones antiislámicas.

El hombre que presentó una solicitud de protesta el sábado dijo que quería que se quemaran Torás y Biblias frente a la embajada israelí en respuesta a la quema del Corán frente a una mezquita en Estocolmo el mes pasado por parte de un inmigrante iraquí.

La policía de Estocolmo aprobó la protesta en una decisión obtenida por Associated Press, diciendo que tres personas participarían en la manifestación frente a la embajada israelí a la 1 p.m. (1100 GMT) del sábado.

READ  El control de la ciudad en ruinas del este de Ucrania es incierto

El derecho a realizar manifestaciones públicas es fuerte en Suecia y está protegido por la constitución. Las leyes sobre la blasfemia se abandonaron en la década de 1970. La policía otorga permisos en función de si cree que una reunión pública puede llevarse a cabo sin disturbios o riesgos significativos para la seguridad pública.

La policía de Estocolmo enfatizó esta distinción en un correo electrónico a la AP, diciendo que «no dan permiso para diferentes acciones. ¡Damos permiso para una reunión pública! Esa es una diferencia importante».

Los funcionarios israelíes pidieron a Suecia que detuviera el evento.

Isaac Herzog dijo: «Como presidente del Estado de Israel, he condenado la quema del Corán, que es sagrado para los musulmanes de todo el mundo, y ahora me entristece que el mismo destino le espera a la Biblia judía, el libro eterno. del pueblo judío». en la situación actual.

El ministro de Relaciones Exteriores de Israel, Eli Cohen, dijo que estaba instando a los funcionarios suecos a «prevenir este evento abominable y no permitir que se queme el rollo de la Torá».

El Gran Rabino de Israel, Yitzhak Yosef, incluso apeló a la figura del Rey de Suecia para que interviniera, condenando el evento planeado, así como la reciente quema del Corán frente a una mezquita en Suecia.

«Al evitar que suceda este evento», escribió, «estás enviando un poderoso mensaje al mundo de que Suecia se mantiene firme contra la intolerancia religiosa y que tales acciones no tienen cabida en una sociedad civilizada».

El Consejo de Comunidades Judías de Suecia denunció la decisión de la policía de permitir la protesta y dijo: «Nuestra trágica historia europea vincula la quema de libros judíos con pogromos, expulsiones, la Inquisición y el Holocausto».

READ  Noruega arresta a activistas que bloquearon petrolero ruso

El mes pasado, un inmigrante cristiano iraquí quemó un Corán frente a una mezquita de Estocolmo durante la festividad de Eid al-Adha, lo que provocó una condena generalizada en el mundo musulmán. Un activista de extrema derecha realizó una protesta similar frente a la embajada de Turquía a principios de este año, lo que complicó los esfuerzos de Suecia para persuadir a Turquía de que le permitiera unirse a la OTAN.

El miércoles, el principal organismo de derechos humanos de las Naciones Unidas aprobó por abrumadora mayoría una medida que pide a los países que hagan más para prevenir el odio religioso tras la quema del Corán. Fue aprobado a pesar de las objeciones de los países occidentales que temen que medidas más duras por parte de los gobiernos puedan pisotear la libertad de expresión.

___

Olsen informa desde Copenhague, Dinamarca. Los corresponsales de Associated Press Julia Frankel y Sam McNeil en Jerusalén contribuyeron a este despacho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *