La subsidiaria de Allianz acepta declararse culpable en relación con la explosión de una inversión interna de $ 7 mil millones.

Sin embargo, dijeron las autoridades, la supervisión de la empresa de inversión era demasiado débil para darse cuenta del problema antes de que fuera demasiado tarde: los controles de la empresa estaban plagados de lagunas que la hacían insuficiente para monitorear las operaciones de los gerentes.

Los investigadores dijeron que después de que se disolvió el dinero, comenzó un encubrimiento.

El Sr. Grewal dijo que cuando el personal de la SEC confrontó al Sr. Bond-Nelson sobre una declaración falsa que había hecho, tomó un descanso para ir al baño y nunca regresó. Las autoridades dijeron que Taylor se reunió con Tornant en un sitio de construcción vacante para discutir cómo responder las preguntas de los investigadores.

Tornant, de 55 años, se entregó voluntariamente a las autoridades de Denver el martes por la mañana para enfrentar cargos que incluyen fraude de valores, conspiración y obstrucción de la justicia. En un comunicado, los abogados de Tornant, Daniel Alonso y Seth Levine, describieron el caso como un «intento injustificado y mal considerado del gobierno de criminalizar el impacto de la interrupción del mercado sin precedentes causada por el virus Covid en marzo de 2020».

Los abogados dijeron que Tornant estaba de licencia médica en ese momento y que incurrió en pérdidas debido a la «importante inversión» que hizo en el fondo.

«Aunque las pérdidas son lamentables, no son el resultado de ningún delito», dijeron los abogados.

Además de su caso penal, el Sr. Tornant enfrenta cargos civiles de la Comisión de Bolsa y Valores, que ya aprobó acuerdos con el Sr. Bond Nelson y el Sr. Taylor.

READ  Ford vende más acciones del fabricante de coches eléctricos Rivian

“Las víctimas de esta mala conducta incluyen maestros, clérigos, conductores de autobuses e ingenieros, cuyas pensiones se invierten en fondos institucionales para respaldar su jubilación”, dijo Gary Gensler, presidente de la Comisión de Bolsa y Valores. “Este caso demuestra una vez más que incluso los inversores institucionales más sofisticados, como los fondos de pensiones, pueden convertirse en víctimas de un error”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.