Los científicos han descubierto las violentas tácticas de caza de las orcas de California, como golpear la cola y dar cabezazos, después de estudiar al misterioso grupo de depredadores durante 16 años.

  • Las orcas usan cabezazos, palmadas en la cola y violencia masiva contra sus presas.
  • Quienes viven en la Bahía de Monterey en California tienen una comida favorita clara: los leones marinos
  • Pero su segundo refrigerio favorito son las crías de ballenas grises que migran estacionalmente.
  • Leer más: Los observadores de ballenas obtienen una impresionante vista de cerca de la caza de una orca



Un nuevo estudio revela que las orcas de la Bahía de Monterey utilizan técnicas de caza violentas para acabar con sus presas.

Un equipo de científicos ha estado estudiando un grupo específico de animales temibles desde 2006 y descubrió que estas ballenas se alimentan de todo, desde leones marinos y aves marinas hasta elefantes marinos y crías de ballena gris, y utilizan cualquier método para conseguir su comida.

Sus técnicas de caza incluían cabezazos, golpes con la cola para aturdirlos e incluso lanzar a sus presas al aire.

Las imágenes capturadas en la naturaleza muestran a los depredadores reuniéndose para separar una cría de ballena gris de su madre antes de matar y comerse a la cría, y se muestra a otras orcas capturadas arrojando un delfín al aire como si fuera un muñeco de trapo.

Los hallazgos ofrecen una visión poco común del mundo de este grupo de orcas, que cazan principalmente mamíferos en aguas abiertas y que los científicos no comprenden bien.

La orca persigue al león marino de California. Los leones marinos representaron casi la mitad de las presas del grupo de las orcas entre 2006 y 2021.
Una orca macho que pasa golpea su cola contra el agua en un intento de aturdir a un joven elefante marino.

Los científicos descubrieron que las ballenas modificaban su comportamiento de caza dependiendo de si estaban barriendo aguas abiertas o buscando presas en cañones submarinos.

Leer más: ¡Haciendo honor a su nombre 'asesino'!

Mira el «increíble» momento en que una orca mata y se come a un gran tiburón blanco sin ayuda de nadie en solo dos minutos.

Durante las interacciones observadas para este evento, al menos dos tiburones blancos murieron, como lo demuestra el descubrimiento de un segundo cadáver de 3,55 m (11,6 pies) cerca.

READ  Una nueva investigación sugiere que pudo haber habido un segundo Big Bang

En aguas abiertas, se dispersan y se mueven irregularmente, tal vez para cubrir un área más grande y hacer que sus movimientos sean más difíciles de predecir para las presas.

Pero en el valle se movían sigilosamente y los científicos sospechan que escuchan el movimiento del agua para cazar presas en este entorno.

En los últimos años, las orcas han ganado una importante atención internacional por sus ataques coordinados contra otros depredadores como los tiburones y por llevar a cabo ataques similares contra barcos.

En marzo pasado, por ejemplo, una pareja británica aterrorizada observó impotente cómo una manada de orcas embistió repetidamente su velero, rompiendo el timón.

También cazan solos, como se observó el mes pasado cuando una orca mató a un gran tiburón blanco y le extrajo el hígado (su parte favorita del tiburón) en menos de dos minutos.

En el nuevo estudio, los científicos descubrieron que las orcas de la Bahía de Monterey comen más leones marinos que cualquier otra presa, y los animales constituyen alrededor del 48% de sus presas.

Una observación capturó a una orca aturdiendo a un elefante marino con un enorme golpe de cola.

Las crías de ballena gris fueron la segunda presa más común y representaron alrededor del 22 por ciento de las muertes de orcas en la Bahía de Monterey.

En tercer lugar, los más comunes eran el enorme elefante marino, que puede llegar a pesar hasta 9.000 libras. Estos grandes mamíferos representaron alrededor del 7 por ciento de sus muertes.

Una orca lanza al aire a un delfín de flancos blancos del Pacífico. Las ballenas suelen cazar a estos delfines viniendo desde abajo y sacándolos del agua.
La orca usa sus dientes para agarrar la plataforma o la mandíbula superior de una ballena minke adulta. Las orcas a menudo mantienen inmóviles a sus presas más grandes mientras otras las atacan.

Las focas comunes y los delfines comunes fueron los siguientes en la lista, con alrededor del seis por ciento cada uno. Las aves marinas ocasionales, las marsopas comunes, los delfines de flancos blancos del Pacífico y las marsopas de Dall fueron las menos vulnerables a la depredación ocasional.

READ  Los astrónomos chinos dicen que su nuevo telescopio espacial superará al Hubble

Además de lo que capturan las ballenas, los investigadores también buscaron dónde las capturan.

Señalan que el profundo sistema de cañones submarinos de la Bahía de Monterey parece proporcionar un coto de caza vital para los depredadores del océano.

Las aguas profundas y los fondos marinos rocosos hacen de esta zona del valle un hábitat ideal para el krill, los calamares y los peces, alimentos que a sus presas les encanta comer.

Sabiendo que estas sabrosas criaturas del fondo se alimentaban de leones marinos, focas y otros mamíferos marinos en la Bahía de Monterey, este grupo de orcas parece haber aprendido a encontrar su propia comida.

Los investigadores han documentado lo que sucede cuando las orcas se unen para cazar una cría de ballena gris.
Después de que las orcas separaron a la cría de su madre, un macho adulto le golpeó la cabeza, aturdiendo a la cría.

Hay tres tipos principales de orcas: transeúntes, residentes y marinas.

Los residentes suelen vivir en un solo lugar y pescar peces pequeños y medianos como el irresistible salmón. Sus grandes grupos familiares los hacen mejores para localizar fuentes de alimentos y nutrición.

Las criaturas marinas tienden a vivir en grandes grupos a nueve o más millas de la tierra y cazan tiburones.

Los transeúntes viven en grupos más pequeños y cazan principalmente mamíferos, lo que hace que cada viaje sea una posible lucha a muerte.

Después de aturdir a una cría de ballena gris, las orcas la sumergieron y ahogaron apretándola con sus cuerpos.
Después de matar a la cría, las orcas se alimentan de la mandíbula inferior y la lengua de la cría, y sus intestinos aparecen sobre el agua y su cola aparece debajo de la superficie del agua en la parte inferior de la imagen.
Los investigadores observaron cómo las orcas (orcas) cazadoras de mamíferos en la Bahía de Monterey de California pasaban su tiempo durante 270 horas de observaciones de comportamiento. Los resultados proporcionan información sobre las interacciones depredador-presa en este cañón submarino y en el entorno de aguas profundas.

En realidad, su nombre es inexacto, porque tienden a permanecer en las mismas zonas cercanas a la costa que la población. Pero hace décadas, los científicos pensaban que eran nómadas y el nombre se quedó.

Son estos grupos de transeúntes los que los científicos observaron en el último estudio, donde catalogaron cuidadosamente cada avistamiento de ellos en la Bahía de Monterey, trazaron sus ubicaciones y anotaron exactamente lo que estaban haciendo.

Pasaron la mayor parte de su tiempo (51%) buscando presas, dividiendo ese tiempo en partes iguales entre el cañón marino y aguas abiertas.

El 10% de su tiempo lo pasaban acechando a sus presas, el 23% alimentándose, el 9% viajando, el 6% socializando y el 1% descansando.

READ  Fósiles 'fantasmas' revelan microorganismos que sobrevivieron a antiguos eventos de calentamiento del océano
Este gráfico muestra el número promedio de orcas (línea continua negra) y ballenas grises (línea punteada gris) en las aguas de la Bahía de Monterey cada mes. El número de orcas aumentó de marzo a junio, cuando las ballenas grises migraron a través de la Bahía de Monterey. En la primavera, las ballenas grises migran desde los trópicos con sus crías en su camino de regreso desde sus áreas de nacimiento tropicales a sus zonas de alimentación en el Ártico.
Las marcas de los cortadores de galletas en una orca indican que pasa mucho tiempo en mar abierto, donde vive el tiburón cortador de galletas.

El grupo de ballenas incluido en el estudio actual era transitorio y, aunque algunas de ellas cazaban en aguas abiertas, la mayoría fueron vistas dentro y alrededor de la bahía.

Pero recientemente se ha identificado un cuarto grupo de orcas: las oceánicas.

Un grupo de 49 orcas no estudiado anteriormente cazaba hasta 190 millas de la costa de California y Oregón, cazando presas grandes como cachalotes, según un informe publicado por el periódico británico «Daily Mail». Estadía Publicado la semana pasada.

Los científicos pueden decir que estas ballenas pasan la mayor parte de su tiempo en mar abierto porque tienen marcas de mordeduras de tiburones cortadores de galletas, que solo viven allí.

La gente ha visto estas heridas distintivas en las orcas que viven en las regiones sur y oeste del Océano Pacífico, cerca de Nueva Zelanda y la Antártida, durante más de una década.

La cría de ballena gris fallecida fue encontrada varada en 2011. El día anterior, los científicos habían visto una manada de orcas atacarla en la Bahía de Monterey. A y C muestran la mandíbula que le falta al animal, y B muestra las grietas paralelas hechas por los dientes de la orca.
De hecho, las orcas “transitorias” han tendido a cazar en la misma zona a lo largo de los años, especialmente en las aguas del Cañón de Monterey, un sistema de cañones submarinos que es un hábitat ideal para los animales que comen las orcas.

Pero verlos en orcas que viven cerca de América del Norte era algo nuevo.

Cada uno de estos grupos de ballenas vive vidas muy diferentes y los científicos han notado que ni siquiera hablan el mismo idioma.

Sin embargo, con el tiempo, los cambios en el entorno modifican sus hábitos.

Las poblaciones de orcas residentes están colapsando en muchas áreas a medida que el salmón disminuye en número.

En algunos casos, los transeúntes vienen a tomar su lugar, prosperando gracias a las focas y otras criaturas que sobreviven a base de calamares y peces pequeños que pueden defenderse donde el salmón no puede.

Con el tiempo, veremos cómo las orcas transitorias también se adaptan a un mundo cambiante.

el Estadía Fue publicado hoy en la revista PLOS One.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *