Los científicos han descubierto por primera vez que los espermatozoides desafían una de las leyes de la física de Newton

  • Los científicos descubrieron que las colas de los espermatozoides se deforman para empujar el agente a través del líquido.
  • La flexibilidad de las colas debe consumir más energía y dificultar el movimiento.
  • Leer más: Los científicos comparten más evidencia de que la contaminación es perjudicial para los espermatozoides

Los científicos han descubierto que la forma en que nadan los espermatozoides desafía la ley del movimiento de Newton, que establece que hay una reacción igual y opuesta.

Investigadores de la Universidad de Kyoto descubrieron que el flagelo o cola del espermatozoide impulsa a los agentes hacia adelante cambiando su forma para interactuar con el líquido.

Los espermatozoides hacen esto de una manera no recíproca, lo que viola la tercera ley de Newton porque no provocan una reacción igual y opuesta en su entorno.

La flexibilidad de los flagelos también sugiere que no debería haber ningún movimiento en absoluto, sino que los espermatozoides agitan la cola sin liberar mucha energía a su entorno.

El equipo utilizó espermatozoides humanos y algas en la investigación porque ambos tienen flagelos que les ayudan a impulsarse a través del líquido. nuevo mundo Informes.

Estas colas son flexibles y pueden deformarse y volver a su forma original, lo que no debería poder empujar los agentes nadadores a través del fluido circundante que actúa como obstáculo.

Las algas y los espermatozoides fueron analizados bajo un microscopio, donde el investigador descubrió que la pareja usaba sus colas para moverse haciendo Los movimientos ondulatorios los empujan y tiran a través del entorno del líquido.

En el caso de la ley del movimiento de Newton, los movimientos eventualmente deben frenar el movimiento de los nadadores.

Se supone que al aletear la cola del espermatozoide se pierde energía porque se deforma contra el entorno que lo rodea, pero al aletear, los flagelos evitan una reacción igual y opuesta que conserva energía.

Al doblarse ligeramente en respuesta a la aplicación de fluido, los flagelos logran evitar una reacción igual y opuesta, conservando así la energía de su dueño.

Los investigadores llaman a esta capacidad «resiliencia individual».

“La elasticidad singular no es un término general para la actividad en sólidos, sino que es un mecanismo físico bien definido que genera fuerzas activas en sólidos o en otros sistemas donde la elasticidad generalizada se puede definir sin utilizar un potencial elástico”, según un estudio publicado por Universidad de Leiden, que no participó en la investigación.

READ  La misión psicológica del asteroide de la NASA sigue adelante

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *