Los científicos llevan a los colibríes a una montaña para ver qué les hará el cambio climático

Con las temperaturas en todo el mundo cambiando tan dramáticamente, la vida silvestre a menudo se ve obligada a trasladarse para encontrar un hábitat adecuado, y los científicos están trabajando arduamente para tratar de comprender cuántas especies pueden tener dificultades para encontrar un nuevo hogar.

Los animales que van a terrenos más altos enfrentan dos problemas: temperaturas más frías y aire más delgado y menos rico en oxígeno (por lo que es más difícil respirar). En un nuevo estudio, un grupo de colibríes de Anna (caleb ana) en un vuelo a una altitud de 1.200 metros (4.000 pies) sobre su hábitat natural.

Por extraño que parezca, las tasas metabólicas de los colibríes en realidad disminuyeron mientras volaban. También vuelan por períodos más cortos con menos eficiencia, muy probablemente debido a la falta de oxígeno.

Si bien las temperaturas en el futuro pueden ser más cálidas, las altitudes más frías tienen un efecto escalofriante en los patrones de sueño de los colibríes. Cuando las aves dormían, entraban en una especie de mini hibernación con mayor frecuencia, lo que también reducía su metabolismo en un promedio del 37 por ciento.

El equipo detrás del estudio dice que, al menos en el caso de los colibríes, ir a terrenos más altos será un gran desafío.

En su informe, los investigadores escribieron: «Nuestros resultados sugieren que la baja disponibilidad de oxígeno y la baja presión del aire pueden ser desafíos difíciles de superar para los colibríes que se mueven de arriba a abajo como resultado del aumento de las temperaturas, especialmente si hay poca aclimatación a largo plazo». .» artículo publicado.

READ  Alineación del telescopio Webb Permite que la imagen muestre una estrella

Estas aves ya se ven obligadas a mudarse de sus hogares en respuesta al aumento de las temperaturas, y actualmente se pueden encontrar en altitudes entre 10 y 2800 metros (33-9186 pies). Esto cubre una distancia y un rango de temperaturas, pero el equipo de investigación estaba interesado en ver si había un límite superior.

En este estudio, 26 colibríes volaron desde el rango de altitud actual, y todos lucharon por igual para adaptarse. Sin embargo, el estudio encontró que las personas de elevaciones más altas tendían a tener corazones más grandes para mejorar la distribución de oxígeno alrededor del cuerpo.

Los investigadores utilizaron una variedad de métodos para medir los niveles de sueño y la tasa metabólica en los colibríes, incluido un embudo lleno de jarabe para que las aves comieran mientras monitoreaban simultáneamente su consumo de oxígeno.

También se registró la producción de dióxido de carbono durante el sueño, que es otro indicador de la tasa metabólica. Los colibríes pasaron al menos el 87,5 por ciento de la noche en una pequeña hibernación de bajo consumo de energía, en comparación con el 70 por ciento típico. Nuevamente, esto fue consistente sin importar a qué altitud se tomaron los colibríes.

«Esto significa que incluso si son de un lugar cálido o frío, usan la hibernación cuando hace mucho frío y hace frío». El ecologista Austin Spence dice: de la Universidad de Connecticut.

Los colibríes son excelentes sujetos de estudio en este caso debido a su estilo de vida de alta energía. Son capaces de manejar una variedad de condiciones climáticas, pero parece que mudarse a un terreno más alto puede ser demasiado para ellos, a menos que lo hagan con la suficiente lentitud para que sus cuerpos puedan adaptarse.

READ  Dinosaurio acorazado sin precedentes descubierto en Argentina

Sin embargo, las especies no necesariamente tienen que ir a altitudes más altas para encontrar temperaturas más frías, porque también pueden cambiar su latitud, y los investigadores creen que estos colibríes eventualmente tendrán que aventurarse hacia el norte.

Los autores del estudio también sugieren que los estudios y modelos futuros no deberían ver simplemente la temperatura como un desencadenante para cambiar la ubicación de las especies. También se deben considerar otros factores, incluida la disponibilidad de agua y oxígeno.

«Para comprender completamente la capacidad de una especie para cambiar en respuesta al calentamiento global, es necesario evaluar su desempeño fisiológico dentro de su rango actual y compararlo con el desempeño más allá de su distribución actual». escribir investigadores.

La búsqueda fue publicada en Revista de Biología Experimental.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.