Los inversores están reduciendo sus apuestas sobre un recorte de tipos en mayo debido a las fuertes cifras de inflación en EE.UU.

Manténgase informado con actualizaciones gratuitas

Los inversores redujeron sus apuestas de que la Reserva Federal comenzará a recortar las tasas de interés en mayo después de que datos mostraran que la inflación estadounidense cayó menos de lo esperado en enero a 3,1 por ciento.

Tras el informe del martes, la probabilidad de un recorte de tipos en mayo a través de los mercados de futuros cayó del 50 por ciento a menos del 30 por ciento, mientras que las posibilidades de un recorte en marzo han disminuido casi por completo.

El rendimiento de los bonos del Tesoro a dos años, que se mueve con las expectativas de tasas de interés, subió 0,18 puntos porcentuales a 4,65 por ciento, su mayor movimiento en un solo día desde marzo. El rendimiento de referencia a 10 años subió 0,13 puntos porcentuales hasta el 4,31 por ciento. Los rendimientos aumentan a medida que los precios caen.

El índice bursátil S&P 500 estaba en camino de registrar su peor día desde febrero de 2023, con una caída del 2 por ciento en las operaciones de la tarde. El Nasdaq Composite, cargado de tecnología, se encaminaba a su peor día desde octubre, con una caída también del 1,9 por ciento.

Estas cifras surgen mientras la Reserva Federal considera cuándo comenzar a recortar las tasas de interés desde su nivel actual de 5,25 por ciento a 5,5 por ciento después de una larga campaña para controlar las persistentes presiones sobre los precios.

“Estos son datos incómodos para la Reserva Federal [any] «Planeamos recortar las tasas de interés relativamente pronto», dijo Dean McKee, economista jefe de Point72 Asset Management. «Creo que esto elimina el recorte de tasas de marzo y hace que un recorte de tasas de mayo sea poco probable».

READ  Algunas buenas noticias sorprendentes: las bibliotecas están en auge y se vuelven más diversas

Los economistas encuestados por Bloomberg esperaban que la inflación anual de los precios al consumidor alcanzara el 2,9 por ciento, frente al 3,4 por ciento en diciembre.

La inflación subyacente, una medida seguida de cerca que excluye los volátiles precios de los alimentos y la energía, fue del 3,9 por ciento interanual en enero, en línea con el mes anterior.

La importante caída general de la inflación durante el año pasado ha llevado a los banqueros centrales de Estados Unidos, Europa y el Reino Unido a descartar nuevos aumentos de las tasas de interés y comenzar a discutir la posibilidad de recortes.

El presidente de la Reserva Federal, Jay Powell, dijo el mes pasado que el Comité Federal de Mercado Abierto espera recortar las tasas de interés tres veces este año, pero señaló que es poco probable que comience a hacerlo hasta que se avance más hacia la meta de inflación del 2 por ciento.

“La Reserva Federal probablemente necesitará más datos para sentirse cómoda [before cutting rates]dijo Christina Huber, estratega jefe de mercado global de Invesco. «Aún se están produciendo avances, pero quizás no tan rápido como le gustaría a la Reserva Federal».

El presidente estadounidense, Joe Biden, dijo el martes: “Si bien el crecimiento y el empleo siguen siendo fuertes, la inflación ha caído dos tercios desde su punto máximo, pero sabemos que todavía queda trabajo por hacer para reducir los costos”.

El dólar, cuyos movimientos se vieron afectados por los cambios en las expectativas de tipos de interés, subió un 0,6 por ciento tras la publicación de los datos de inflación.

La vivienda, los seguros de vehículos y la atención médica contribuyeron a las presiones de precios en enero. La vivienda, de la cual los costos de alquiler son el componente más importante, tuvo el mayor impacto en la inflación subyacente, con un índice que aumentó un 0,6 por ciento en enero.

Las cifras del martes mostraron que, aunque continuó la actual tendencia deflacionaria en los bienes básicos, la inflación en los servicios se mantuvo fuerte, en parte debido al aumento de los costos de la atención médica.

La medida de inflación preferida de la Reserva Federal es el índice básico de gastos de consumo personal, que se ha desacelerado más marcadamente que el índice de precios al consumidor. El índice básico de gastos de consumo personal aumentó un 2,9 por ciento interanual en enero, la primera lectura por debajo del 3 por ciento en unos tres años.

La próxima reunión de política monetaria de la Reserva Federal está prevista para los días 19 y 20 de marzo, cuando publicará su última encuesta que muestra las expectativas de los funcionarios sobre las tasas de interés, la inflación y el desempleo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *