Los Orioles finalmente arrasaron con la era Adley Rutschman en el peor momento posible, y hubo una gran razón para la salida de la ALDS.

Hasta el bombardeo que puso fin a la temporada que sufrieron en Texas el martes por la noche en el Juego 3 de la ALDS, estos Orioles eran ajenos a una barrida. Reforzados por un núcleo joven impresionante, los Orioles no han sido barridos durante todo el tramo de la temporada regular de 2023. De hecho, no han sido barridos en una serie de temporada regular de al menos dos juegos desde que los Tigres los arrasaron en tres juegos seguidos. 13-15 de mayo de 2022.

Esta es una racha de 91 series consecutivas de temporada regular sin ser barridos. Eso es algo impresionante, incluso para los estándares de un equipo con 101 victorias como los O’s de 2023.

Algunos pueden notar que la barrida en Detroit precede al debut en las Grandes Ligas del receptor franquicia Adley Rutschman, quien en muchos sentidos es la cara de la reconstrucción y los éxitos recientes de los Orioles. Ya son 90 series consecutivas de temporada regular sin una barrida para Rutschman. Esto lo hace La segunda racha de «barrida» más larga para iniciar una carrera en la historia de la MLB.

Ahora hay un calificativo básico adjunto a todas las notas de línea que no son de barrido de los Orioles, que quizás hayas notado en el texto anterior: temporada regular. La temporada 2023 de Baltimore terminó antes de que el equipo pudiera registrar una sola victoria en los playoffs. La barrida de la ALDS a manos de los Rangers ya fue bastante sorprendente dado el estatus de los Orioles como primeros sembrados en la Liga Americana. Es aún más sorprendente considerando cuánto tiempo ha pasado desde que fueron invadidos.

READ  Alabama eclipsa a LSU y Washington supera a USC

Entonces, ¿cuál fue el responsable de la reciente barrida cuando había mucho en juego? Eso se debe principalmente a lo que casi todos decían que era el defecto fatal de los Orioles: la rotación.

De cara a una temporada 2022 en la que la fecha límite del comprador probablemente le dará a Baltimore un lugar en los playoffs, los O’s han hecho poco para abordar su aparente escasez de rotación. Firmaron a Kyle Gibson y lo llamaron Winter. Antes de la fecha límite de cambios y aún enfrentando fallas en la rotación, tomaron una medida a medias para canjear a Jack Flaherty. Tanto Gibson como Flaherty estuvieron en el bullpen durante la serie de postemporada recientemente concluida.

En cuanto a los abridores que abrieron (Kyle Bradish, Grayson Rodríguez y Dean Kramer), se combinaron para lanzar con una horrible efectividad de 14.63 en la ALDS. Los Rangers tienen una ofensiva poderosa y les recordaron fuertemente a los titulares de Baltimore esas habilidades. Ya sea la falta de voluntad del propietario John Angelos para gastar a niveles que ni remotamente igualan a un contendiente a la Serie Mundial (está en el puesto 25 en la nómina de jugadores), la aceptación del gerente general Mike Elias, o una combinación de ambos, quienes toman las decisiones son los culpables de esta salida. Vergonzoso porque fueron ellos quienes deliberadamente descuidaron la maniobra que fue su perdición contra los Texans.

El contraejemplo para ellos fue el diamante. Los Rangers firmaron a Jacob deGrom y al ganador del tercer juego, Nathan Eovaldi. Cuando se lesionaron, los Texans cambiaron a Jordan Montgomery y Max Scherzer. este Obtener la aceptación de los dueños y de la gerencia, eso es lo que le falta a Baltimore.

READ  David Fletcher habla de ser degradado y no sabe si los Angelinos lo quieren de vuelta

No hay garantía de que un comportamiento diferente durante el invierno y en la fecha límite cambie ese resultado, pero ese es el peligro de actuar demasiado agresivamente en un deporte como el béisbol, que tiene tanta aleatoriedad. A veces las cosas no salen como quieres. Sin embargo, esto es al menos más consolador que enfrentarse a medias y ser destruido e invadido.

Angelos y Elias le deben a sus fanáticos y a estos jugadores jóvenes como Rutschmann, Rodríguez, Gunnar Henderson y pronto Jackson Holiday más que eso. Quizás esta sea una lección sobre la que tendrán tiempo para reflexionar y aprender durante el resto de octubre. El futuro del club sigue siendo muy brillante, pero el propietario y la persona clave en la toma de decisiones deben hacer su parte para maximizar sus posibilidades de ganar el campeonato en los próximos años. Esta vez no hicieron eso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *