Síndrome de La Habana: Informe vincula misteriosa enfermedad con unidad de inteligencia rusa

  • Escrito por James Fitzgerald
  • noticias de la BBC

Fuente de imagen, imágenes falsas

Comenta la foto,

Este síndrome fue informado por primera vez por diplomáticos en la Embajada de Estados Unidos en Cuba en 2016.

Una misteriosa enfermedad que ha afectado a los diplomáticos estadounidenses en los últimos años se ha relacionado con una unidad de inteligencia rusa.

Personas estacionadas en todo el mundo que padecen el “Síndrome de La Habana” han informado síntomas inexplicables, como mareos.

Es posible que hayan sido atacados por armas sónicas rusas, según una investigación conjunta realizada por ellos. Lo de adentroDer Spiegel y 60 Minutes en CBS.

Moscú negó estas acusaciones. Los funcionarios estadounidenses dijeron anteriormente que era poco probable que una potencia extranjera asumiera la responsabilidad.

Pero en su evaluación de los “incidentes de salud anómalos” –presentada el año pasado– no ofrecieron ninguna explicación alternativa, lo que frustró a los afectados.

Los funcionarios estadounidenses también reconocieron que había distintos niveles de confianza en la evaluación entre las distintas agencias de inteligencia involucradas.

El fenómeno recibe su nombre de la capital cubana, La Habana, donde se detectó el primer caso en 2016, aunque el nuevo informe sugiere que los primeros casos podrían haber ocurrido en Alemania dos años antes.

Se han reportado otros casos en todo el mundo, desde Washington hasta China.

Los empleados estadounidenses con esta afección, incluidos empleados de la Casa Blanca, la CIA y el FBI, se han quejado de mareos, dolores de cabeza, dificultad para concentrarse y un sonido estridente y doloroso en los oídos.

Se han presentado más de 1.000 informes sobre esta misteriosa enfermedad y decenas de casos todavía se consideran oficialmente inexplicables. Los legisladores estadounidenses aprobaron una legislación destinada a apoyar a las víctimas.

Sin embargo, un estudio de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) publicado el mes pasado dijo que las resonancias magnéticas no detectaron evidencia de lesiones cerebrales en docenas de empleados estadounidenses que informaron síntomas de encefalitis.

Desde hace tiempo se sospecha que los afectados podrían haber estado expuestos a energía dirigida o a microondas lanzadas desde dispositivos ocultos, una posibilidad que ya se reconoció en un informe anterior de la inteligencia estadounidense.

La nueva investigación de los medios afirma que miembros de una unidad específica de inteligencia militar rusa, conocida como 29155, pueden haber apuntado a los cerebros de diplomáticos estadounidenses con armas de “energía dirigida”.

Dice que hay evidencia de que miembros de la unidad estaban presentes en ciudades de todo el mundo en momentos en que el personal estadounidense informó sobre incidentes.

La unidad secreta maneja operaciones en el extranjero y ha sido vinculada a incidentes como el intento de envenenamiento de Sergei Skripal, un exespía ruso, en el Reino Unido en 2018.

Como parte de la investigación, The Insider -un sitio web centrado en Rusia- informó que un oficial de la Unidad 29155 fue recompensado por su trabajo relacionado con el desarrollo de “armas sónicas no letales”.

Un investigador militar estadounidense que estudia casos del síndrome dijo a 60 Minutes que el vínculo común entre las víctimas del síndrome era un «vínculo ruso».

«Hubo un ángulo en el que trabajaron contra Rusia, se concentraron en ella e hicieron un muy buen trabajo», explicó Greg Edgren.

También dijo que las pruebas oficiales estadounidenses que demostraban la participación de Rusia eran demasiado numerosas, porque su país no quería «enfrentar algunos hechos muy difíciles».

En respuesta a la investigación de los medios, el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo: «Nadie ha publicado ni expresado ninguna prueba convincente de estas acusaciones infundadas en ninguna parte. Por lo tanto, todas ellas no son más que acusaciones infundadas».

Una de las víctimas del síndrome, una agente del FBI, contó a 60 Minutos su experiencia cuando fue sometida a un violento ataque en su casa de Florida en 2021.

«Bam, dentro de mi oído derecho, era como un dentista practicando con esteroides», dijo al programa. «¿Esa sensación cuando se acerca demasiado al tímpano? Lo es, 10 veces».

La mujer, conocida como Carrie, dijo que finalmente perdió el conocimiento y luego sufrió problemas de memoria y concentración.

En respuesta al informe, funcionarios estadounidenses dijeron a CBS News, el socio estadounidense de la BBC, que «continuarían examinando de cerca los incidentes de salud anómalos», pero reiteraron su posición de que era «poco probable que un adversario extranjero fuera el responsable».

Pero dijeron que «no cuestionaron las experiencias y síntomas reales informados por nuestros colegas y sus familiares», y dijeron que su trabajo en tales incidentes era una prioridad.

READ  Al menos 12 personas murieron y cientos resultaron heridas en una fuga de gas en Jordania en el puerto de Aqaba

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *