Soldado ruso a juicio en primer caso de crímenes de guerra en Ucrania

Kiev, Ucrania (AFP) – Un soldado ruso compareció el viernes en juicio en Ucrania por el asesinato de un civil desarmado, la primera vez que un miembro del ejército ruso es juzgado por un crimen de guerra durante el conflicto de 11 semanas.

Un miembro cautivo de una unidad de tanques de 21 años está acusado de dispararle a un hombre ucraniano de 62 años en la cabeza a través de la ventana abierta de un automóvil en la aldea nororiental de Chubakivka durante la primera semana de la guerra.

Decenas de periodistas y cámaras se agolparon dentro de una pequeña sala de audiencias en el Tribunal de Distrito de Solomyanskyy en Kiev, donde el sospechoso era el sargento. Vadim Shishimarin, apareció en una pequeña jaula de vidrio con un traje azul y gris.

Se enfrenta a cadena perpetua con las penas establecidas en la sección del Código Penal de Ucrania que trata de las leyes y costumbres de la guerra. El Fiscal Supremo de Ucrania está investigando denuncias de que las fuerzas rusas han violado el derecho ucraniano e internacional al matar, torturar y maltratar a miles de civiles ucranianos.

Los jueces y abogados del caso Shishimarin discutieron brevemente cuestiones procesales antes de que los jueces abandonaran la sala del tribunal y luego regresaran para decir que el proceso continuaría un día más.

El abogado defensor Viktor Ovsyanikov reconoció que el caso contra el soldado era sólido, pero dijo que la decisión final sobre qué evidencia debe permitirse la tomará el tribunal de Kiev. Ovsianikov dijo el jueves que él y su cliente aún no habían decidido cómo se defendería.

READ  Rusia busca bloquear el suministro de armas occidentales a Ucrania, los funcionarios advierten sobre un aumento de los ataques aéreos ofensivos

Como caso inicial de crímenes de guerra en Ucrania, el juicio de Shchechymarin se sigue de cerca.

La oficina de la fiscal general Irina Venediktova dijo que está investigando más de 10.700 posibles crímenes de guerra que involucran a más de 600 sospechosos, incluidos soldados rusos y funcionarios del gobierno.

Varias supuestas atrocidades salieron a la luz el mes pasado después de que las fuerzas rusas pusieran fin a su intento de apoderarse de Kiev y se retiraran de las áreas alrededor de la capital, dejando al descubierto fosas comunes y calles y plazas llenas de cadáveres en ciudades como Bucha.

Volodymyr Yavorsky, coordinador del Centro para las Libertades Civiles en Kiev, uno de los grupos de derechos humanos más grandes de Ucrania, dijo que los activistas monitorearán el juicio del soldado ruso para garantizar que se protejan sus derechos legales. Dijo que puede ser difícil mantener la imparcialidad de los procedimientos judiciales en tiempos de guerra.

El cumplimiento de las normas y reglamentos judiciales «determinará cómo se manejarán casos similares en el futuro», dijo Yavorsky.

Es importante que las autoridades ucranianas «demuestren que los crímenes de guerra se resolverán y los responsables serán llevados ante la justicia de acuerdo con los estándares internacionales», dijo Vadim Karasev, analista político independiente con sede en Kiev.

Durante la semana pasada, Venediktova, su oficina y el Servicio de Seguridad de Ucrania, la agencia de aplicación de la ley del país, publicaron algunos detalles de la investigación sobre las acciones de Shishimarin en sus cuentas de redes sociales.

El 28 de febrero, cuatro días después de que Rusia invadiera Ucrania, Shishimarin se encontraba entre un grupo de fuerzas rusas que fueron derrotadas por las fuerzas ucranianas. Según el relato de Venediktova. Mientras los rusos huían, dispararon y se apoderaron de un automóvil privado. Luego se dirigieron a Chupahivka, un pueblo en la región de Sumy a unas 200 millas al este de Kiev.

READ  Zelensky insta al G20 a adoptar el plan de Ucrania para restablecer la paz

En el camino, dijo Venediktova, los soldados rusos vieron a un hombre caminando por la acera y hablando por teléfono. Shishimarin ordenó que mataran al hombre para que no pudiera denunciarlo a las autoridades militares ucranianas. No se determinó quién dio la orden.

Shishimarin disparó su Kalashnikov a través de la ventana abierta, alcanzando a la víctima en la cabeza.

“El hombre murió instantáneamente, a unas pocas decenas de metros de su casa”, escribió Venediktova.

El Servicio de Seguridad de Ucrania, mejor conocido como la Administración de Seguridad del Estado, publicó un breve video el 4 de mayo de Shishimarin hablando ante la cámara y describiendo brevemente cómo le dispararon al hombre. La Administración de Seguridad del Estado describió el video como «una de las primeras confesiones de los invasores enemigos».

“Me ordenaron disparar”, dijo Shishimarin, quien vestía una chaqueta azul y gris con una sudadera con capucha. «Le disparé un (disparo). Se cae. Y seguimos avanzando».

___

Lardner informó desde Washington.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.