La NASA y Japón lanzan el primer satélite de madera del mundo noticias del mundo

NUEVA DELHI – Japón y Estados Unidos planean lanzar al espacio el primer satélite de madera del mundo, la sonda LignoSat, este verano.

Esta inusual nave espacial está hecha de madera de magnolia, que durante los experimentos resultó ser particularmente estable y resistente al agrietamiento. The Guardian informó que científicos japoneses crearon el satélite de madera, y ahora Estados Unidos es parte de su misión mientras le dan los toques finales al satélite que será lanzado en un cohete estadounidense.

En un esfuerzo pionero para abordar el creciente problema de los desechos espaciales, investigadores de la Universidad de Kyoto, en colaboración con la empresa maderera Sumitomo Forestry, han construido un satélite de madera. Se les ocurrió la idea de utilizar una alternativa al metal, un material biodegradable.

Takao Doi, astronauta japonés e ingeniero aeroespacial de la Universidad de Kyoto, advirtió recientemente que «todos los satélites que entran en la atmósfera terrestre se queman y producen pequeñas partículas de alúmina, que flotarán en la atmósfera superior durante muchos años». «En última instancia, esto afectará al medio ambiente de la Tierra».

Para abordar este problema, investigadores en Kioto crearon un proyecto para evaluar especies de madera para determinar qué tan bien pueden soportar los rigores de los lanzamientos espaciales y los vuelos largos en órbita terrestre. Las primeras pruebas se realizaron en laboratorios que recrearon las condiciones en el espacio y encontraron que las muestras de madera no experimentaron cambios mensurables en la masa ni signos de descomposición o daño.

«Nos sorprendió la capacidad de la madera para soportar estas condiciones», afirmó Koji Murata, líder del proyecto.

¿Por qué es importante?
Lo más importante es que es un material biodegradable, lo que significa que es respetuoso con el medio ambiente y la mejor alternativa a los materiales no biodegradables que podrían extinguirse en los próximos 2000 años. Esto reavivaría la esperanza de que incluso después de que se extinguieran los no biodegradables, los satélites y otros objetos podrían funcionar.

READ  Cygnus no logra desplegar un panel solar poco después del lanzamiento

se amplía


Investigadores de la Universidad de Columbia Británica en Canadá revelaron recientemente que el aluminio proveniente del reingreso de los satélites puede causar un grave agotamiento de la capa de ozono que protege a la Tierra de los rayos ultravioleta del sol y también puede afectar la cantidad de luz solar transmitida a través de la atmósfera. Y llega a la Tierra, según The Guardian.

Sin embargo, esto no debería ser un problema con los satélites construidos con madera, como LignoSat, que cuando se queman durante su reingreso a la atmósfera después de completar su misión, solo producirán una fina niebla de ceniza biodegradable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *