Las empresas y los conductores de viajes compartidos miran hacia el futuro mientras Uber y Lyft planean salir de Minneapolis

El Ayuntamiento de Minneapolis anula el veto del alcalde a la ordenanza de pago a conductores de viajes compartidos

Las ruedas del cambio ahora están en movimiento para el futuro de los viajes compartidos en Minneapolis.

Como informó 5 EYEWITNESS NEWS el jueves, el Concejo Municipal anuló el veto del alcalde Jacob Frey a una ordenanza que habría establecido requisitos de salario mínimo para los conductores de viajes compartidos.

«Un salario justo y un trabajo seguro, eso es lo que pedimos», declaró Syed Mohamed, conductor de viajes compartidos durante tres años. «Está sucediendo en todo el país, no sólo en Minneapolis».

Las empresas de viajes compartidos deben pagar un mínimo de $1,40 por milla y 51 centavos por minuto cuando viajan dentro de los límites de la ciudad.

Los miembros del consejo que apoyaron la medida dicen que el aumento aumentaría los salarios de los conductores de viajes compartidos por encima del salario mínimo de la ciudad de 15,50 dólares la hora.

¿Pero qué pasa después?

«Uber y Lyft lo tienen claro. Van a retirar todas sus operaciones», afirma Adam Duinink, presidente y director ejecutivo del Consejo del Centro de Minneapolis. «Esto tiene el potencial de provocar una perturbación importante. Ninguna empresa está preparada para hacer el trabajo que hacen Uber y Lyft. No están preparados para hacer eso hoy.

Uber dice que la orden entrará en vigor el 1 de mayoCalleParará todo el metro, incluido el aeropuerto.

Lyft dice que celebrará la misma fecha en Minneapolis.

Las compañías de viajes compartidos no tienen pelos en la lengua sobre la votación del consejo.

READ  Josh Allen asume parte de la responsabilidad del drama de Stephen Dix

Uber emitió un comunicado que decía, en parte: «Estamos decepcionados de que el consejo ignorara los datos y expulsara a Uber de las Ciudades Gemelas, dejando a 10.000 personas sin trabajo y muchas más varadas».

Las empresas de viajes compartidos esperan que los legisladores estatales puedan abordar la cuestión salarial, incluida la discusión de la idea de los salarios estatales.

Mientras tanto, Frey dijo a los periodistas que los clientes deberían prepararse para los cambios.

«Tenemos que prepararnos», dijo a los periodistas. “Las personas que utilizan servicios de viajes compartidos deben estar preparadas; Los conductores contratados en viajes compartidos deben estar preparados. No se trata sólo de Minneapolis. Creo que hay ramificaciones para toda la región.

Con grandes eventos de verano como Red, White and Boom, Taste of Minnesota y Basílica Block Party, algunos miembros de la comunidad empresarial se preguntan cómo se desplazará la gente.

«Puede tener un gran impacto en un momento como este», explica Duininck. «Necesitamos pensar en formas de llevar a la gente al centro y a la ciudad, nada menos».

Jace Santiago, subdirector del restaurante 801 Fish, dice que le preocupa la seguridad de los viajes de sus trabajadores nocturnos.

«¿Cómo pueden llegar nuestros empleados a casa por las tardes si tienen previsto marcharse de la ciudad?», se pregunta. «La gente tiene que depender de compartir viajes (transporte público) o agruparse con otros».

Los viajes compartidos han tenido un gran impacto en el negocio del taxi local.

Minneapolis tiene 39 conductores de taxis con licencia, frente a 1.948 hace diez años, según muestran los registros de la ciudad.

READ  Islas Salomón: China y Occidente siguen de cerca las elecciones en el Pacífico

El taxista José Illizaga, que trabaja cerca del centro comercial Nicollet el jueves por la tarde, dice que espera alivio.

Dice que la competencia de viajes compartidos lo obliga a trabajar los siete días de la semana.

«Uber y Lyft acabaron con el negocio del taxi», señala. «Trabajo de 12 a 14 horas al día porque Uber se queda con todos mis honorarios».

Pero en el estacionamiento de viajes compartidos en MSP, donde cientos de vehículos están llenos para recibir llamadas de los clientes, los conductores dicen que no tienen adónde ir.

«Hay otras empresas ahí fuera, listas para tomar el control. Muchos conductores aquí ya han descargado las aplicaciones de otras empresas», afirmó Said Mohamed, que ha conducido para Uber y Lyft durante los últimos tres años.

Dice que él y otros ya están recibiendo ofertas de otros servicios de viajes compartidos que quieren venir a Minneapolis. Aquí no se pierde el amor por Uber o Lyft.

“Entonces, si se van, no nos importa. Siempre hay empleo”, explica Ahmed Ahmed, conductor de viajes compartidos desde hace ocho años. «Pero nos van a perder porque ellos sólo administran los servicios públicos. Nosotros hacemos el trabajo sucio. Somos dueños del auto, pagamos la gasolina, recorrimos muchos kilómetros con los autos. Somos los que movemos el ciudad hacia adelante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *