La antigua especie de tortuga ‘Turtwig’ fue descubierta después de resolver el misterio del fósil

Suscríbase al boletín científico Wonder Theory de CNN. Explora el universo con noticias de descubrimientos fascinantes, avances científicos y más.



cnn

Un nuevo estudio revela que los fósiles de plantas antiguas que desconcertaron a los científicos resultaron no ser plantas en absoluto.

En cambio, las formas pequeñas y redondas con un patrón en forma de hoja alguna vez fueron los caparazones de las tortugas bebés que vivieron en la época de los dinosaurios. Los científicos han llamado a este tipo de tortuga «Turtwig«, lleva el nombre del personaje Pokémon que es mitad tortuga y mitad planta.

Según los autores del estudio, el descubrimiento marca la primera vez que se encuentra el caparazón de una pequeña tortuga en el noroeste de América del Sur.

Los resultados de su investigación fueron publicados el jueves en la revista. Fósiles electrónicos.

«En el mundo de Pokémon, te encuentras con el concepto de combinar dos o más elementos, como animales, máquinas, plantas, etc.», dijo el autor principal Héctor Palma Castro, estudiante de posgrado en paleobotánica de la Universidad Nacional de Colombia. un permiso.

«Entonces, cuando tienes un fósil que inicialmente fue clasificado como una planta, y luego resulta ser una tortuga bebé, inmediatamente te vienen a la mente algunos Pokémon. En este caso, Turtwig, una tortuga bebé con una hoja en la cabeza». .

Pero fue necesario un poco de investigación para resolver este misterio de los fósiles que comenzó hace décadas.

Todo comenzó cuando el sacerdote colombiano Padre Gustavo Huertas descubrió fósiles en la Formación Baja. Esta formación es parte de un sitio de patrimonio geológico en Colombia llamado Marine Reptile Lagerstätte. Ricorte Alto.

READ  Las rocas bajo la capa de hielo de la Antártida revelan un pasado sorprendente

Los hallazgos fósiles anteriores del sitio incluyen dinosaurios, plesiosaurios, pliosaurios, ictiosaurios, tortugas y parientes de los cocodrilos llamados crocodilomorfos que datan del período Cretácico Inferior, hace entre 113 y 132 millones de años.

Huertas recolectó fósiles y rocas en el sitio, cerca del pueblo de Villa de Leyva, entre los años 1950 y 1970. Cuando encontró rocas decoradas con hojas, las consideró una planta fósil. Huertas pasó a describir los especímenes como Sphenophyllum colombianum en un estudio de 2003.

Pero otros científicos se sorprendieron al saber que la planta fue descubierta en el norte de América del Sur y se remonta a hace entre 113 y 132 millones de años. La planta ahora extinta, que alguna vez estuvo extendida por todo el mundo, se extinguió hace más de 100 millones de años, según el registro fósil.

Investigaciones anteriores sobre la planta mostraron que sus hojas típicamente tenían forma de cuña con venas que irradiaban desde la base de la hoja.

La edad y ubicación de los fósiles intrigaron a Palma Castro y Fabiani Herrera, curadora asociada de paleobotánica en el Centro Negaunee de Investigación Integrativa del Museo Field de Historia Natural de Chicago.

Herrera colecciona y estudia plantas de Período Cretácico Inferior (Hace 100,5 millones a 145 millones de años) en el noroeste de América del Sur, una parte del continente donde se realizan pocas investigaciones paleobotánicas.

Los dos fósiles, de aproximadamente 5 cm (2 pulgadas) de diámetro, se conservan en colecciones del Departamento de Geociencias de la Universidad Nacional de Colombia. Cuando Herrera y Palma Castro examinaron y fotografiaron los fósiles, pensaron que algo parecía extraño.

READ  SpaceX tiene previsto lanzar 21 satélites Starlink desde California a principios del 21 de octubre

«Cuando lo miras en detalle, las líneas de los fósiles no parecen venas de plantas; estaba seguro de que probablemente eran huesos», dijo Herrera, autor principal del estudio, en un comunicado.

Herrera se puso en contacto con su colega Edwin Alberto Cadena, profesor titular y paleontólogo que estudia tortugas y otros vertebrados en la Universidad del Rosario en Bogotá, Colombia.

«Me enviaron las fotografías y dije: ‘Esto seguro que parece un caparazón’: el caparazón superior óseo de una tortuga», dijo Cadena, uno de los autores del estudio, en un comunicado. «Dije: ‘Bueno, eso es genial, porque no sólo es una tortuga, sino que también es un espécimen muy, muy pequeño’.

Cadena y uno de sus alumnos, Diego Cómpeta Romero, de la Universidad Nacional de Colombia, compararon los fósiles con los caparazones de otras tortugas extintas y modernas.

“Cuando vimos el espécimen por primera vez, nos quedamos asombrados, porque al fósil le faltaban las marcas típicas que se encuentran en el exterior del caparazón de una tortuga”, dijo en un comunicado Cómpeta Romero, coautora del estudio. «Era un poco cóncavo, como un cuenco. En ese momento nos dimos cuenta de que la parte visible del fósil era el otro lado del caparazón, y estábamos mirando la parte del caparazón que estaba dentro de la tortuga».

Al analizar los caparazones, los investigadores determinaron que las tortugas tenían como máximo un año cuando murieron.

A medida que las crías de tortuga se desarrollan, sus tasas de crecimiento y tamaños pueden variar, dijo Cómpeta-Romero. Pero los restos de crías de tortuga son raros de encontrar porque los huesos de sus caparazones son muy delgados.

READ  Mamífero muerde dinosaurio, asesinado por volcán hace 125 millones de años: NPR

«Estas tortugas probablemente sean parientes de otras especies del Cretácico que alcanzaron cinco metros de largo, pero no sabemos mucho sobre cómo crecieron hasta tamaños tan gigantescos», dijo Cadena en un comunicado.

Los investigadores no culparon a Huertas por clasificar erróneamente los fósiles como plantas. Lo que él pensaba que eran hojas y tallos eran en realidad vértebras y costillas dentro del caparazón de la tortuga.

«Hemos resuelto un pequeño misterio sobre las plantas antiguas, pero lo más importante es que este estudio muestra la necesidad de reexaminar las colecciones históricas en Colombia. El Cretácico Inferior es una época crítica en la evolución de las plantas terrestres», dijo Herrera.

Añadió que el equipo de investigación pretende descubrir los bosques que crecían en la región.

“En paleontología siempre se pone a prueba la imaginación y la capacidad de sorprender”, dijo Palma Castro. «Descubrimientos como este son realmente especiales porque no sólo amplían nuestro conocimiento del pasado, sino que también abren una ventana a las diversas posibilidades de lo que podemos descubrir».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *