La frágil economía global está en juego mientras Estados Unidos y China buscan calmar las tensiones en la cumbre de APEC

Entonces, cuando Washington y Beijing se involucran en una batalla económica, como lo han hecho durante cinco años seguidos, el resto del mundo también sufre. Y cuando celebren una inusual cumbre de alto nivel, como harán los presidentes Joe Biden y Xi Jinping esta semana, podría tener consecuencias globales.

No hay duda de que la economía global podría beneficiarse de una distensión entre Estados Unidos y China. Desde 2020, ha sufrido una crisis tras otra: la pandemia de COVID-19, el aumento de la inflación, el aumento de las tasas de interés, los conflictos violentos en Ucrania y ahora en Gaza. Se espera que la economía mundial crezca un 3% este año y un 2,9% en 2024, según el Fondo Monetario Internacional.

«Tener a las dos economías más grandes del mundo en desacuerdo en un momento tan tenso exacerba el impacto negativo de los diversos shocks geopolíticos que han golpeado a la economía global», dijo Eswar Prasad, profesor de política comercial en la Universidad de Cornell.

Están aumentando las esperanzas de que Washington y Beijing puedan al menos calmar algunas de sus tensiones económicas en la cumbre de Cooperación Económica Asia-Pacífico, que comienza el domingo en San Francisco. Este encuentro está previsto que reúna a 21 países ribereños del Océano Pacífico, que en conjunto representan el 40% de la población mundial y casi la mitad del comercio mundial.

El evento más destacado será la reunión de Biden y Xi el miércoles al margen de la cumbre, que es la primera vez que los dos líderes hablan en un año, un período durante el cual las fricciones entre los dos países han empeorado. La Casa Blanca intentó reducir las expectativas, diciendo que no esperaba ningún avance.

Al mismo tiempo, Prasad señaló que el umbral para declarar un resultado exitoso es relativamente bajo. Dijo: «Impedir un mayor deterioro de las relaciones económicas bilaterales será una victoria para ambas partes».

READ  Las protestas en Alemania paralizan el país mientras la extrema derecha surge como una oportunidad para abrirse

En 2018, la administración Trump comenzó a imponer aranceles a las importaciones chinas para castigar a Beijing por sus acciones al intentar reemplazar la superioridad tecnológica estadounidense. Muchos expertos coincidieron con la administración en que Beijing participó en ciberespionaje y exigió inapropiadamente a las empresas extranjeras que entregaran secretos comerciales como precio por el acceso al mercado chino. Beijing respondió a las sanciones de Trump con aranceles de represalia, encareciendo los productos estadounidenses para los compradores chinos.

Cuando Biden asumió el cargo en 2021, mantuvo gran parte de la política comercial de confrontación de Trump, incluidos los aranceles a China. El tipo impositivo estadounidense sobre las importaciones chinas supera ahora el 19%, frente al 3% a principios de 2018, antes de que Trump impusiera sus aranceles. Del mismo modo, los impuestos chinos a las importaciones de productos estadounidenses son ahora del 21%, frente al 8% antes de que comenzara la guerra comercial, según cálculos de Chad Bown del Instituto Peterson de Economía Internacional.

Uno de los principios de la política económica de Biden ha sido reducir la dependencia económica de Estados Unidos de las fábricas chinas, que se vieron presionadas cuando el coronavirus interrumpió las cadenas de suministro globales, y solidificar asociaciones con otros países asiáticos. Como parte de esta política, el año pasado la administración Biden redactó el Marco Económico para la Prosperidad del Indo-Pacífico con 14 países.

En cierto modo, las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China son mayores bajo Biden que bajo Trump. Beijing está profundamente enojado por la decisión de la administración Biden de imponer, y luego ampliar, controles de exportación diseñados para evitar que China obtenga chips informáticos avanzados y el equipo necesario para producirlos. En agosto, Beijing respondió con sus propias restricciones comerciales: comenzó a exigir a los exportadores chinos de galio y germanio, los metales utilizados en chips de computadora y células solares, que obtuvieran licencias gubernamentales para enviar esos metales al extranjero.

READ  Las inundaciones del lago del Himalaya han dejado 14 muertos y más de 100 desaparecidos en la India

Beijing también ha tomado medidas agresivas contra las empresas extranjeras en China. Como parte de la coordinación de lo que parece ser una campaña de contraespionaje, sus autoridades allanaron este año las oficinas chinas de las consultoras estadounidenses Capvision y Mintz Group, interrogaron a empleados de la consultora de Shanghai Bain & Co. y anunciaron una revisión de seguridad de el fabricante de chips Micron.

Algunos analistas hablan de un «desacoplamiento» entre las dos economías más grandes del mundo después de décadas de profunda dependencia mutua para el comercio. De hecho, las importaciones de productos chinos a Estados Unidos disminuyeron un 24% hasta septiembre en comparación con el mismo período de 2022.

La disputa entre Beijing y Washington ha obligado a muchos otros países a enfrentarse a un delicado dilema: decidir de qué lado estar cuando en realidad quieren tratar con ambos países.

El Fondo Monetario Internacional dice que esa «fragmentación» económica es perjudicial para el mundo. La agencia crediticia de 190 naciones estima que el aumento de las barreras comerciales reducirá la producción económica mundial en 7,4 billones de dólares después de que el mundo se ajuste a las barreras comerciales más altas.

Estas barreras están aumentando. El FMI dijo que el año pasado los países impusieron casi 3.000 nuevas restricciones al comercio, frente a menos de 1.000 en 2019. La agencia espera que el comercio internacional crezca solo un 0,9% este año y un 3,5% en 2024, muy por debajo del promedio anual. período 2000-2019. En un 4,9%.

La administración Biden insiste en que no está intentando socavar la economía china. El viernes, la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, se reunió con su homólogo chino, el viceprimer ministro He Lifeng, en San Francisco y trató de allanar el camino para la cumbre Biden-Xi.

“Es nuestro deseo común, China y Estados Unidos, crear igualdad de condiciones y relaciones económicas sostenidas, significativas y mutuamente beneficiosas”, dijo Yellen.

Xi tiene motivos para intentar restablecer la cooperación económica con Estados Unidos. La economía china está bajo una fuerte presión. Su mercado inmobiliario se ha derrumbado, el desempleo juvenil es generalizado y la confianza del consumidor ha disminuido. Las redadas a empresas extranjeras han generado preocupación entre empresas e inversores internacionales.

READ  43 muertos y la detención del jefe de estación. Actualizaciones en vivo.

“Con los serios vientos en contra que enfrenta la economía china y muchas empresas estadounidenses haciendo las maletas y abandonando China, Xi necesita convencer a los inversores de que China sigue siendo un lugar rentable para hacer negocios”, dijo Wendy Cutler, vicepresidenta del Asia Society Institute. Ex negociador comercial estadounidense. «Esta no será una venta fácil».

Para complicar aún más las cosas, las tensiones entre Washington y Beijing se extienden más allá de la economía. Bajo el gobierno de Xi, el Partido Comunista Chino ha castigado la disidencia en Hong Kong y la Región Autónoma Islámica de Xinjiang. Su gobierno ha hecho agresivas reivindicaciones territoriales en Asia, ha participado en enfrentamientos fronterizos mortales con la India y ha intimidado a Filipinas y otros vecinos en partes del Mar de China Meridional que reclama como propias. Ha amenazado cada vez más a Taiwán, a la que considera una provincia china separatista.

Las tensiones entre Estados Unidos y China pueden escalar el próximo año con las elecciones presidenciales en Taiwán y Estados Unidos, donde las críticas a Beijing son una de las pocas áreas que unen a demócratas y republicanos.

Las políticas de Xi parecen estar costando a China costos significativos en la batalla de la opinión pública global. En un estudio reciente de personas en 24 países, el Pew Research Center informó que la percepción de Estados Unidos era más positiva que la de China en todos los países excepto dos (Kenia y Nigeria).

¿Puede China cambiar de rumbo?

Hablando en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales en Washington, el representante Raja Krishnamurthy, un demócrata de Illinois que forma parte de un comité de la Cámara de Representantes que monitorea a China, señaló con optimismo que Xi había revertido su posición antes, en particular al declarar un fin abrupto a la brutal represión. . Políticas de cero coronavirus que paralizaron la economía china el año pasado.

«Tenemos que darle una oportunidad a esta posibilidad, incluso mientras protegemos y protegemos nuestros intereses», dijo Krishnamurthy. «Y eso es lo que espero que también veamos como resultado de esta reunión».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *