¿Se ha cumplido finalmente el concepto de energía inmaculada de Nikola Tesla?

Los científicos han soñado con generar energía de la nada durante más de un siglo. Nikola Tesla ya estaba experimentando en este sentido en la década de 1930. Recientemente, sin embargo, los llamados al concepto de energía pura se han vuelto más fuertes. La transición de los combustibles fósiles a tiempo para evitar lo peor de la crisis climática sería el proyecto de colaboración más grande que el mundo haya intentado jamás, y la necesidad ha llevado a los científicos a soñar en grande. Algunas de las voces resultantes de la lluvia de ideas y la experimentación fueron extraídas de las páginas de una tenue novela de ciencia ficción, o como ilusiones en lugar de metodología. Pero los científicos están cada vez más cerca de hacer posible lo imposible: recolectar energía del aire.

En 2021, investigadores de la Universidad Americana de Massachusetts en Amherst anunciaron que habían inventado Un dispositivo llamado Air-gen, abreviatura de generador accionado por aire. El dispositivo puede utilizar una proteína natural para convertir la humedad del aire circundante en generación de electricidad. Esto se hace a través de una película hecha de nanocables de proteína provenientes de la bacteria Geobacter sulfurreducens. El equipo de investigadores afirmó que esta tecnología «podría tener implicaciones interesantes para el futuro de las energías renovables, el cambio climático y el futuro de la medicina». La película, que tiene un grosor de unas pocas micras, ha demostrado su eficacia. «Literalmente creamos electricidad de la nada. Air-gen genera energía limpia las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Es la aplicación más emocionante y emocionante de los nanocables de proteínas hasta la fecha», explicó el investigador y autor de la investigación, Jun Yao.

READ  Los científicos han descubierto las violentas tácticas de caza de las orcas de California, como golpear la cola y dar cabezazos, después de estudiar al misterioso grupo de depredadores durante 16 años.

Un año después, en 2022, la Unión Europea comienza a financiar un nuevo proyecto, denominado receptor — que también pretende generar energía a partir de la humedad atmosférica, pero en este caso mediante el uso de células de óxido de circonio, un material cerámico utilizado en todo tipo de aplicaciones, desde implantes dentales hasta barras de combustible nuclear. «Al explorar las propiedades de los nanomateriales de óxido de circonio hace siete años, los investigadores comenzaron a ver evidencia de energía hidroeléctrica», la revista Horizon de la Comisión Europea. mencionado en diciembre. Han recorrido un largo camino en los últimos siete años, pero la tecnología todavía está muy lejos de la escalabilidad y la practicidad. En la actualidad, «una hoja de 8 por 5 cm de su material puede generar alrededor de 0,9 voltios en un laboratorio con una humedad de alrededor del 50%», o aproximadamente la salida de media batería AA.

Ahora, solo este año, los científicos de la Universidad de Monash en Australia han logrado otro avance energético. Esta vez, el artículo principal es Una enzima llamada Huc. La enzima se encuentra en Mycobacterium smegmatis, un primo de la bacteria responsable de la tuberculosis y la lepra. Huc es verdaderamente un centro neurálgico para convertir el aire en energía, que las bacterias utilizan para generar energía en entornos extremos con pocas otras fuentes de energía.

Una vez extraída, los investigadores dicen que la enzima se puede usar para alimentar «una serie de pequeños dispositivos eléctricos portátiles». […] Incluyendo biosensores, monitores ambientales, relojes digitales, calculadoras o computadoras simples. «Hasta ahora, las diversas aplicaciones de Huc se encuentran más en un experimento mental que en una hipótesis probada, pero los científicos responsables creen que Huc tiene el potencial para la grandeza. Cuando alimentas a Huc con hidrógeno más concentrado, produce más corriente eléctrica». dijo el autor principal, Reese Grainter, «lo que significa que puede usarlo en celdas de combustible para alimentar dispositivos más complejos, como relojes inteligentes o teléfonos inteligentes, computadoras portátiles más complejas y tal vez incluso un automóvil».

READ  NASA y SpaceX Crew-8 lanzan matorral desde Cabo Cañaveral debido al clima

Los proyectos destinados a generar energía desde el aire todavía están claramente en pañales, pero sería difícil exagerar las ramificaciones potenciales si una de estas tecnologías se volviera escalable. Generar energía de la nada resolvería innumerables problemas relacionados con el cambio climático y otras externalidades ambientales negativas asociadas con la producción de energía. Además, en teoría, se podría acceder a tecnología como la enzima bacteriana en cualquier parte del mundo, lo que hace que la geopolítica de la producción de energía sea más justa y descentralizada. En resumen, podría poner patas arriba la economía mundial tal como la conocemos. Algún día.

Por Haley Zaremba para Oilprice.com

Más lecturas destacadas de Oilprice.com:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *